sábado, diciembre 22, 2018

Sonambulismo

No atardece en tus párpados.

No hay tiempo,
se diluye la palabra día
no hay descanso.

No hay placer.

No hay dirección ni orientación
sin piso ni techo en tu licuado sensorial.

Tu vigilia sonámbula como pecado inconfeso.

Máquinas que se apagan por sobrecalentamiento
músculos y ligas en exceso.

No hay heroísmo en el cansancio.

Nadie investiga lo que no produce,
improvisarán terapias de choque,
improvisarán muerte.

No te deseo la continuidad,
no te deseo eternos.

Te deseo vaivén,
te deseo montañas y valles sin líneas rectas.

Te deseo ciclo del agua, papel incendiándose,
cenizas y semillas que nacen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario