sábado, junio 23, 2018

Ahí

Ahí le encargo el país a los que tienen manos y voz
que en quince minutos empiezan a jugar veintidós millonarios
al otro lado del mundo a que patean una esfera.

Ahí le encargo el cielo
y los árboles a los que aún respiran
que nos ensucien el aire hasta quedar ciegos.

Les encargo el agua a los que tienen dignidad.

¡Y el despojo se lo encargo
a los que me venden el agua embotellada,
las flores de plástico,
el amor territorial,
las fronteras, sus campos de concentración y pasaportes!

¡Eh, pero no se lleven mi fútbol ni mi tele!
¿¡Por qué nadie hace nada!?
¡Córtenle las manos a los que permitieron esto!