jueves, diciembre 17, 2015

Puntitos

Odio tu línea sin extremos,
tus balances simétricos,
tu continuidad repetida,
odio seguir viéndote
y que no cambies, predecirte
adivinar tu velocidad o tu ritmo.

Odio tu compás, ¡máquina!
¡y que mi mano nunca suelta
te pudo dibujar perfecto!
desviado por algún latido, inhalo
o un dedo doblado
¡siempre quedaste pésimo!
¡porque se te olvidó
que eras sólo elipse apachurrada!
¡o hipérbole invertida!
¡y andabas por ahí creyéndote absoluto!

Odio tu principio,
tu falta de insinuación,
resolverte por autómata o agotamiento,
sentir que ya te he visto
nomás que en otra escala,
también odio tu fin.

Te odio círculo por redondo,
por creerte astro,
por creerte átomo,
por creerte puro, infinito, dios,
pero más te odio
porque le agradas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario