lunes, junio 24, 2013

16

Decía frases como «con toda sinceridad»,
reafirmé lo más evidente, con cara de asombro ridícula,
apelé por la caballerosidad, la cortesía.

Decía estar preparado para el rechazo
aunque lo provocara,
decía ser «liberado».

Negué ortografías,
renegué de mí mismo.

Usé analogías de cuadernillo de auto ayuda,
creyéndolas grandotas,
abusé del refrán,
rimé en infinitivos.

Creí tener la razón.

Vi con vendas de verso,
oculté tu cuerpo desnudo.

Amé sin acercarme,
rechazante,
confundí andar con nadar.

Le pedí a las morritas paletas que
no le hablaran a sus ex novios,
carcajearon en silencio.

Exigí sin dar nada a cambio.

Los 16.

No hay comentarios:

Publicar un comentario