jueves, octubre 18, 2012

Difusión

Llegó la de ballet que tiene el pelo recogido,
acafereado;
y los labios asomaban el rojo suyo,
mientras los de latinos movíanse,
y los del ensamble
que no me aceptaron,
cantaban y cantaban
entre palmadas.

El abanico de techo
creaba los torbellinos,
creaba el viento,
y callándose éste
detenía el tiempo
pues ya no había movimiento.

Como sentado esperando
a alguien que no te espera a ti,
sin esperar,
y la danza viajaba contigo
porque la danza y música que son una,
son tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario