jueves, octubre 18, 2012

Bostezos

Dejándole al cuerpo sus sonidos,
abriendo la boca así nomás abierta,
inhalándole, despejando la garganta,
desaprendiéndote, el lenguaje.

Hablando con un brazo,
con la espalda,
con el estómago,
con tu muerte, con la mía
y con la nuestra.

Diciendo sin palabras,
que es la única en que nos entendemos,
diciendo con nuestros sonidos
sin lengua, sin sus signos.

Comunicando entre somníferos,
casi sin moverse,
conectándote contigo mismo
sin intelectualizarte
en el piso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario