viernes, junio 01, 2012

Aire

Olvido como respirar, lo aprendo,
contemplo mi inhalación entre espejos
y rompiendo mis costillas para gritarte,
se me acaba el aire hasta en los versos más cortos,
no comprendo.

Me niegan mis versos en las galerías,
y mis pinturas en las editoriales.

Ya no cuento los días desde aquel instante incrédulo,
no te veo,
entre manchas de tinta mis pulmones de ti se llenan, y vacían.

No hago sino dejar de pensar,
durmiendo cansado sin tu recuerdo,
que entre aros de humo negro,
te desecha.

Porque no quiero entonarte con aire de desecho,
sino entonarte aspirando,
sin fingirme voces graves a la altura
de tus versos más duros,
que, aunque no alcance,
con mis agudos naturales secretos
vocalizarte susurrante las sílabas más complejas
por tuyas.

Tantas te llevas que sin palabras me dejas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario