martes, octubre 11, 2011

Traición

Que nos encuentren sin mochilas,
no como niños fugados, pintados;
que nos encuentren refugiados,
atrapados en nuestra telaraña de brazos.

Que nos encuentren perdidos y mudos
sin expresividad de los labios,
que nos encuentren prendidos
sin el llegar de un ocaso.

Y si tu boca profesa negando,
y negándose niega un abrazo,
y si tu ahogada voz olvido
por no conllevarte a mi regazo.

En tu disimulo de sonidos no entiendo,
lo de tu cuerpo tan expresado,
y en el desliz del momento
se queda anhelado.

Que rostro tuyo traiciona
cómplice de tus brazos,
permufes que exudan
alcahuetes de pasados agravios,
los tuyos.

Y si en la dislexia de tu lengua
guardas el silencio de tus besos,
que no calle tu boca
el sufrir de tus aprecios.

Anda que tú sabes,
que niegas con palabras
desertoras de tu deseo,
los más grandes apremios
devenires de tu boca.

Sin ser poca la culpa que te eximes,
si no divides,
si no delegas
al pasajero vagabundo
del vaivén de tu cadera.