domingo, julio 19, 2009

No te arriesgues

No me llames,
no pronuncies mi nombre
si no es para desahogarte,
no me hagas costumbre,
háblame sólo cuando me necesites,
no me respondas, no contestes.

Si te pregunto y decides contradecirme y responderme,
no me respondas más que respuestas vacías, sin sustancia, sin compromiso, sin peligro,
no te arriesgues.

Si llamo y por error contestas,
y por desgracia tienes un delirio que te hace reconocerme,
no me dejes oírte, no hables, no respires,
hasta un suspiro podría delatarte.

Si trato de verte o encontrarte,
hazte el muerto,
y si te veo en la calle e instintivamente te persigo:
¡huye!,¡corre!,¡enciérrate en algún lado!
¡e incinérate!
... pero no te arriesgues.

No hay comentarios:

Publicar un comentario