domingo, julio 05, 2009

El poema

Le escribes omitiendo tus regionalismos,
reduciendo tu lengua, ignorante
le cantas a una guitarra,
dejas este escrito sin título para nombrarle
cuando sepas de que hablas,
te hartas de tus escritos,
quieres borrar, empezar de nuevo,
cantar, llorar, pensarte, a la belleza,
no a la tortura,
palabras invertidas, hojas encontradas involuntariamente,
lamentos de tu infantil ex ser,
ahora ves expectante a la belleza que siempre te ha esperado y tú siempre tan cautivado sólo en tu tragedia que tan poco comprendías,
espacias tus palabras, las piensas,
terminas tu tinta, tu espacio, tu tiempo,
te sentías solo en el refugio de tu silencio atrincherado de ti,
piensas que tu lengua es la única que podría pronunciar esto de formas bellas,
piensas que los que han venido antes que tú han dejado camino erosionado,
sólo te encuentras tú en la nada de ella sin ella y le bendices,
le cantas, te canto, que si te encuentras no me pierdas, que si te encuentro me reconozcas, te grito,
escuchas cada letra, repites, ahora no malinterpretas,
supón que escribo lo que escribo y no lo que quiero decir,
por que si escribiera lo que quiero escribir no diría nada,
toma como un hecho que ni bien ni mal sé razonar, al menos no ahora,
y que has dejado en mis labios tatuado el adiós,
imagínate a mí ensayando todo el día decir
de formas bellas éstas las ahora tuyas palabras
con mi jodida voz,
para entonarles cuando permitas entonarles,
les escuches y hagas algo al respecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario