viernes, abril 03, 2009

A Blancanieves

Definiendo hipócrita me encontré
en una noche divagando
¿no tendríamos que definir primero el ser?
si tú no eres el mismo de hace 5 o 15 años has cambiado
y si cambias cada 5 o 15 minutos, ¿hace diferencia?
al tiempo el tiempo le da igual
no lo puedes comparar.

En base a esto ya no sé
sí te he amado a ti, a tu otro yo o a usted
a la que besé
a la que abrazé
o con la que platiqué
¿si cambiabas cada 5 minutos seguías siendo tú?
ahora cuántos días ya ni sé,
sin volverte a ver.

Ahora termino y paso un cuento a contarse, todo a Blancanieves.

Blancanives contonea su corto, liso y negro cabello
con su hilera de siete enanitos siguiendo el trasero
llega uno lo toma
lo exprime
lo vacía en su boca
lo deja ir
pasa el siguiente y repite
así hasta que vuelve el primero.

Blancanieves ni un dedo necesitaría mover
(o al menos ella eso cree)
pero se mueve de un lado a otro por el sólo placer
de ser seguida y rechazar al que la alcanza
para de nuevo verlo volver.

Blancanieves en jaulas enanitos colecciona
una vez a la semana les da de comer
si alguno de ellos la llega a maldecir
ella respone así:
«¡Ja, cosas peores me han dicho!».
Y siempre deja al enano callado
diciéndose tristemente:
«pobre al que cosas peores le ha hecho»
y preguntándose quién y qué fue.
Uno de los enanitos, el romántico y menos listo
(aunque se creía listo el pobrecito)
empezó a escribirle poemas obsesivos
donde relataba sus sueños a su cautivadora
donde se veía él y ella sola
cuándo el enanito los poemas le entregó
ella leyó y en diezmillonésima de segundo concluyó:
«Enanito romántico lastre es
sólo viene a joder
pero escribirme se siente tan bien
vamos a inspirar un poco su placer»

Blancanieves una vez al mes lo sacaba a pasear
le ponía su correa y salía con él
pero si se llegaba a pasarse le ponía pie encima
o con períodico se ponía a golpear
lo trataba cómo un pobre animal,
si él se molestaba
se liberaba y empezaba a huir,
ella lo alcanzaba / de nuevo con su correa lo amarraba
acercaba sus cuellos... y lo besaba
enanito romántico / así se dejaba de mover
y a su jaula volvía y ahí se encerraba
(pués no se había dado cuenta que su jaula
no tenía candado, pobre enanito tontito)
... pasaba la noche y al amanecer
charlaba con los enanitos de las jaulas circundantes
presumiendo los besos de blancanieves,
el pobre sin nunca saber que a todos hacía lo mismo.

Y así fueron todos los días
hasta que uno de ellos Blancanieves decide
que prefiere al enanito arrogante
siempre parece más listo, lee mucho
sí / ese debe ser el más listo
pero para estar encerrado por Blancanieves debe de tener
algo de pendejo también,
entonces ella decide tomar a los otros seis
y arrojarlos al mar (incluyendo al poeta)
y después de arrojados prende fuego a la superficie del mar
(cómo lo hizo está por demás contar)
cinco enanitos carbonizando a la deriva están
enanito poeta es un caso especial
desde el momento que fue arrojado
se ha estado precipitando
en el mar pecho hacia abajo
resulta que su corazón es más denso de lo normal
lo cuál hizo el no flotar,
ahora enanito poeta acaricia una muerte segura
prometida por su corazón suicida,
pesado por el aún amor a Blancanieves la maldita
y así enanito poeta decide dejar el lastre de su enorme corazón
en el fondo del mar,
... hacia la superficie comenzó a flotar y se pudo salvar.

Décadas después Blancanieves gorda, vieja y sola
objeto de ningún placer
(enanito arrogante la olvidó mientras ella envejecía)
por fin comprendió
que es una utopía tratar de hacer lo que quiera
cuándo quiera
con quién quiera
pero ahora no habrá valiente,
que se atreva a hacer mella en su gruesa pared.

En cuánto a enanito poeta
de él jamás se volvió a saber
pero aún se cuenta la historia de cómo
su pesado corazón lo salvo de una muerte calcinada,
pero el no dejarlo le prometía una muerte ahogada.

Blancanieves pobrecita
maldita
sadista
muertita

No hay comentarios:

Publicar un comentario