martes, enero 29, 2008

¿Carne roja o carne blanca?

No es por la carne
no por un beso
ni por el sexo,
ni siquiera te amo
no eres la primera
ni la última,
a mi me gusta blanca
tú la tienes roja,
no importa
no la comeré.

Tú carne roja manchada,
no de sangre
no de desamor
de deseo y arrepentimiento
tiñes,
niño que arroja la piedra y huye,
niña que seduce y excusa eres.

No es por amor
no es por deseo
es un pasatiempo.

Sentirme poeta,
sentirme caballero,
carne roja y blanca veo
no te puedo cortar,
¿ahora quieres amar?

No es química
ni amar
¿magia negra será?

Carne roja y blanca mezclas,
en el desbalanceado
molino de tu cuerpo,
irregular, deforme,
tu carne roja se ve deliciosa,
tentadora, brillante,
seductora,
tu carne blanca envenena,
dicen los que la han saboreado,
tu carne blanca me atrae tanto,
callada, discreta,
nunca se deja ver,
escaza, aunque de otro color,
difícil reconocer,
oculta entre la vastedad
de tu roja carne,
esa roja que con sólo un día saciaría,
no te necesitaría,
seguiría a la expectativa de tu contradicción,
carne blanca
haces creer que en tí no existe,
pero yo la ví.

No te preocupes
esto no es amor,
jamás se ha escrito de eso,
nadie escribe casado o relacionado,
sólo obsesionado,
sólo de desamor.

miércoles, enero 23, 2008

Migro de nuevo...

Ya dejaré de ``mantener'' este blog y pasaré todos mis documentos a http://00z.no-ip.org .

Saludos.

[Actualización 20120729]: esto nunca sucedió.

miércoles, enero 16, 2008

Maldita y vulnerable

Eres una maldita
me tienes pensando en ti todo el día
sabes lo que haces y te regocija.

Me tienes escribiéndote poesía
riéndote de esta tontería,
dije que no lo haría
te ruego y no te das cuenta
el sólo hecho de intentar volverte a hablar
es mi forma de rogar.

Eres una maldita
esperas verme de rodillas,
no lo haré
mi orgullo recobraré.

Me tienes reflexionando
¿Qué haré?¿Qué diré?¿Cuándo te veré?
te veo y lo olvido,
entierro mis planes,
me conformo con saber qué estás ahí,
que pareces estar bien.

Ahora que me vuelvo un poco cuerdo
doy cuenta de que el quererte me hace vulnerable,
atentas contra mi seguridad mental,
despedazas mi orgullo
me humillas
¿qué decisión tomaré?
¿Fuerza o debilidad?

Eres mi maldita vulnerabilidad
lo único que me hace creer
que soy un inferior humano.

Gracias por no estar como yo
con un poco que me quisieras
si tan sólo te tuviera
me vería desterrado de lo que soy,
condenado a suspirar como otro humano más
sin tiempo ni ganas de hacer lo que más me da placer,
el pensar.

Maldita vulnerabilidad
que te vives en el pasado
recordando lo que fue,
lo que te hizo perecer,
luego me lo cuentas a mí
quizá para molestarme
o para desilusionarme,
sea lo que sea
lo logras,
me despistas, te haces la simple
luego la misteriosa,
me dices que en tu rostro se puede leer tu corazón
te digo que concuerdo,
sin embargo jamás he tenido la más vaga idea de lo que piensas,
de por qué ni de lo que vas a hacer
en cambio me haces predecible, dosil,
manejable a tu entera voluntad
veme aquí escribiéndote,
inundas mi cerebro con tu imagen
con mis cálculos y recuerdos
destinados a depurar mis actos,
a saber en qué erré,
por eso te odio
púes no me dejas disfrutar
de mi amado pensar,
tú mi maldita vulnerabilidad.