martes, enero 30, 2007

Masoquista

Soy un masoquista loco
y eso es poco,
ya que veo una foto
tuya y del otro,
juntando pena,
para poder escribir
mi último poema.

¿Por qué me gusta hacerme sufrir?
Lo hago para percibir
si puedo cumplir
el reto de prescindir
un día de ti.

Que fácil sería,
si tu corazón fuera sincero,
y por lo menos me diría:
--Te quiero
pero no deseo
dejarte perplejo,
cuando te entero
que solo te veo
la cara de pendejo.--

Pobre masoquista,
que revisa
una revista,
buscando la arista
de su cara deformada
debido a la golpiza propinada
por él mismo el sadista,
por que no encontraba
en su vista
tu risa,
que tenía extraviada
de su mirada
el triste extremista.

Ahora se alista
el mediocre idealista,
que todo el día se despista,
recreando su régimen fascista,
que parece extraído
de una novela utopista,
de esas donde esta atraído
el lascivo protagonista
de una chica que se cree lista.

martes, enero 09, 2007

Olvido, mi mayor enemigo

Como dar lugar al olvido,
si con tu solo nombre
me domino,
como te voy a olvidar,
si eres lo único que me viene a alegrar.

¿Por qué no puedo olvidarte?
¿Por qué no puedo dejarte?
¿Por qué corazón
no puedo liberarte?
Justo cuando empiezo
a de mi mente borrarte,
veo algo
que me hace recordarte,
quizá es la bondad
que nadie puede quitarte,
quizá tu virtud
que no puedo negarte.

Razón mía
si tan solo pudieras escaparte,
de esta especie de trance,
que no deja apartarte.

Huir para buscar posada,
en otra parte,
lejos de esa mirada,
que no deja de tentarte,
y lentamente
comienza a opacarte.

Creer que sería fácil
dejar de amarte,
es tan falso como decir
que esto es arte.

Si en alguna otra vida,
desencadenarme conseguiría,
que caso tendría,
seguir con la tontería,
de escribir esta poesía,
que de nada serviría,
pues su propósito no cumpliría,
el cual completado solo sería,
el momento en que a tu corazón llegaría.

El día en que por fin te olvidaré,
será el último en que escribiré,
por que sin musa quedaré,
solo a mi mercé.