sábado, noviembre 25, 2006

La noche del concierto

Esa noche llegue temprano,
fui a ver como se distraía la gente,
que reía tan fácilmente,
con las gracias que ingeniosamente,
maquilaba el entreteniente,
el los divertía,
mientras su dinero pedía,
simplemente me sorprendía,
la rapidez con la que de ganancia se hacia.

Después de un rato,
y mi curiosidad saciado,
me dispuse a resolver
si habías llegado,
vaya con que me he encontrado,
que has arribado,
antes de lo acordado.

Con mi vaga vista,
solo divisé una nublada figura,
pero inexplicablemente,
sabia que la que estaba de pie en mi enfrente,
eras tú,
que esperaba impacientemente,
a este falto de atención,
que descortésmente,
del lugar se había ido,
simplemente
para volver entretenido,
súbitamente la figura hacia mi se había dirigido,
efectivamente,
eras tu que también me había reconocido.

Al encontrarnos,
nos saludamos,
como acostumbramos,
con unos ligeros reclamos,
acerca de la hora a la que llegar acordamos,
creo que mutuamente olvidamos,
felicitarnos por nuestros cumpleaños,
ya que estos eran nuestros regalos,
el tuyo haber asistido
al concierto de Fernando Delgadillo,
el mió el poder estar contigo,
aunque fuera solo por un ratillo.

Como al lugar,
donde delgadillo iba a cantar,
no pudimos entrar,
en una mesa de un cuarto auxiliar,
nos tuvimos que sentar,
yo estaba a punto de mi intento de platica empezar,
cuando comenzó un músico a tocar,
el sonido era tan fuerte que nada se podía escuchar,
así que te pregunté si te querías marchar,
a platicar, caminar, para que un café pudiera yo comprar,
y tu adquirir la tarjeta de teléfono con la que tu mama te iría a
contactar.

Después de esta corta caminata haber emprendido,
por fin al lugar nos pudimos dar por introducido,
todo estaba como lo convenido,
una mesa, una vela y 4 banquillo,
un porta papeles con un numerillo,
"95" decía el papelillo,
que indicaba,
el sitio donde seria nuestra velada,
que todavía no daba por iniciada,
y que pronto seria de extraña catalogada.

Poco después de que la música diera por iniciado,
a nuestro lado 2 mujeres se habían sentado,
madre e hija se han acomodado a nuestro costado,
la hija había afirmado, que su madre tenia un dote algo deificado,
un don por el altísimo brindado,
que sabiamente ha negado,
a dar por explotado,
la señora nos daba por asegurado,
que una habilidad para la premonición había desarrollado.

Como prueba de su extraño dote,
nos había contado,
algunos de nuestros hechos de presente y pasado,
a mi me dio por un introvertido,
que novia nunca había tenido,
por que la definición de "noviazgo" no había compartido,
a ti, por el contrario,
te dio por extrovertida,
recalco que algunas experiencias amargas habías tenido,
y otras cosas mas en las que estoy seguro has diferido,
también nos relato que vidas pasadas habíamos vivido,
que en esas nos habíamos conocido,
y que esa era la razón por la que estaba ahí contigo.

Esta misteriosa dama,
de edad algo avanzada,
fue en muchos casos acertada,
como cuando descubrió que a mi tu me gustabas,
y me dijo otras cosas más que yo a nadie le contaba.

Se que pensaste que mi razón fue influenciada,
por las palabras de la dama,
cuando te hice la pregunta que tanto había tenido guardada,
pero no fue así,
el cuestionarte lo que te cuestione,
era parte del plan que con toda intención idee,
aunque no creas nada,
tu respuesta ya estaba esperada,
tenia a mi alma con una coraza preparada,
para el día en que por fin la dieras por rechazada.

No tienes la culpa de que esta alma este enamorada,
jamás le diste razón para estar ilusionada,
mas bien fuiste como un hada,
y aunque jamás le regalaste ni un ala,
como si fuese un hechizo,
la tenias encantada,
pero que eso no te tenga preocupada,
No tuviste la culpa de nada.

Lo mas interesante,
de cuando me rechazaste,
es que en verdad,
y lo digo con toda sinceridad,
por primera vez, me sentí en libertad,
eres la única que me ha dado la oportunidad,
de experimentar esta felicidad,
por primera vez sonrió,
como siempre había querido,
pero jamás había podido...

No hay comentarios:

Publicar un comentario